sobre el Purgatorio

19 mayo, 2014 § Deja un comentario

Qué confusiones y rebuscadas explicaciones se han pergeñado a raíz de la creencia en el purgatorio.

http://www.jewishencyclopedia.com/articles/12446-purgatory

The view of purgatory is still more clearly expressed in rabbinical passages, as in the teaching of the Shammaites: “In the last judgment day there shall be three classes of souls: the righteous shall at once be written down for the life everlasting; the wicked, for Gehenna; but those whose virtues and sins counterbalance one another shall go down to Gehenna and float up and down until they rise purified; for of them it is said: ‘I will bring the third part into the fire and refine them as silver is refined, and try them as gold is tried’ [Zech. xiii. 9.]; also, ‘He [the Lord] bringeth down to Sheol and bringeth up again'” (I Sam. ii. 6). The Hillelites seem to have had no purgatory; for they said: “He who is ‘plenteous in mercy’ [Ex. xxxiv. 6.] inclines the balance toward mercy, and consequently the intermediates do not descend into Gehenna” (Tosef., Sanh. xiii. 3; R. H. 16b; Bacher, “Ag. Tan.” i. 18). Still they also speak of an intermediate state.

En los textos citados en esta explicación del purgatorio judío, podemos ver más claramente otras imágenes más cercanas a nuestra experiencia vital, sin tener que recurrir a elucubraciones escatológicas:

Zacarías 13:8-9: Y acontecerá en toda la tierra, dice Jehová, que las dos terceras partes serán cortadas en ella, y se perderán; mas la tercera quedará en ella. Y meteré en el fuego a la tercera parte, y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro. El invocará mi nombre, y yo le oiré, y diré: Pueblo mío; y él dirá: Jehová es mi Dios.

Esto es lo que padecemos en esta vida terrenal, las luchas y las pruebas a la fe; cómo Dios nos va refinando como el oro en nuestra maduración espiritual anche humana. Hoy no veo ningún misterio o enigma inexpugnable  en esta palabra del profeta, si bien tal vez sí lo fuera hace dos milenios, cuya vida cotidiana no contenía las luchas, pruebas y debates existenciales que hoy nos avasallan. En este tiempo podemos verificar el cumplimiento de estas palabras en la actualidad. Por lo tanto observamos que no están destinadas al más allá o a un purgatorio después de la muerte.

1 Samuel 2:6: Jehová mata, y él da vida; Él hace descender al Seol, y hace subir habla claramente de la resurrección de los muertos. Esta palabra referida primero al juicio final, a la luz del evangelio de Cristo, se convierte en profecía de la promesa de la “primera resurrección” para la vida eterna junto al Señor:

Apocalipsis 20:6: Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. Véase todo el capítulo 20 del Apocalipsis de Juan.

Esta nota se seguirá completando con más comentarios sobre el resto del texto del primer vínculo citado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo sobre el Purgatorio en pablofernando.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: